Aplicaciones y beneficios de la automatización en el cloud

La automatización en el contexto del Cloud es un término muy amplio. Se suele referir a los procesos y herramientas que se emplean para reducir los trabajos manuales asociados con el aprovisionamiento y la gestión de las cargas de trabajo. Los equipos de IT pueden plantearse aplicar la automatización de la nube a entornos de nubes privados, públicos e híbridos.

Como tantas cosas en este sector, la automatización surge y se consolida a partir de la necesidad de controlar y gestionar redes cada vez más complejas. Estas tareas, que antes era posible resolverlas manualmente, consumen ahora tanto tiempo que se hacen inviables. A menudo, la gestión manual implicaba tareas repetitivas como el dimensionamiento, el aprovisionamiento y la configuración de recursos como máquinas virtuales (VM).

También era manual la realización del despliegue real y, posteriormente, la supervisión y la gestión de la disponibilidad y el rendimiento. Hacer esto a mano es posible y, de hecho, es posible hacerlo muy bien, pero corremos el riesgo de que en cada uno de estos procesos repetitivos y manuales cometamos algún error que pueda dar lugar a problemas y a retrasos en la disponibilidad de la carga de trabajo. Como es obvio, los errores pueden exponer vulnerabilidades de seguridad que pueden poner en peligro la empresa y la continuidad del negocio, y por eso cada vez se recurre más a la automatización.

Aplicaciones de la automatización en el Cloud

La automatización de la nube se relaciona directamente con la gestión de la carga de trabajo. Existen multitud de herramientas para ello como, por ejemplo, herramientas de gestión del rendimiento de las aplicaciones que supervisen la carga de trabajo desplegada y su rendimiento. Mediante las alertas se pueden activar tareas que automaticen el escalamiento automático de recursos, como podría ser añadir más contenedores a un clúster de carga equilibrada para mejorar el rendimiento.

Las cargas de trabajo en la nube rara vez son entidades a largo plazo, así que es posible y deseable utilizar la automatización de la nube para eliminar aquellas que ya no están vigentes, junto con todos sus elementos de configuración.

La automatización de la nube también puede desempeñar un papel clave en las nubes híbridas mediante la automatización de tareas en el entorno de nube privado, o impulsando la integración con nubes públicas.

¿Cuáles son los beneficios de la automatización?

La automatización en redes tiene tres ventajas fundamentales:

  • Mejora de la eficiencia. Al automatizar las funciones de los dispositivos de red, los operadores de IT ya no tienen que realizar tareas que llevan mucho tiempo y que, como ya hemos dicho, pueden implicar errores, exponer vulnerabilidades o, simplemente, ser completamente ineficientes por la cantidad de tiempo y recursos (en este caso, el profesional que las realiza) que se consumen.
  • Reducción al mínimo de la probabilidad de error humano. Como consecuencia del aumento de la eficiencia en las tareas, se reducen significativamente los errores humanos. De esta manera, las consecuencias de un cálculo erróneo o de una acción incorrecta también se minimizan. La configuración de una tarea para la automatización significa que sólo es necesario introducirla correctamente una vez, ya que el resto de las veces que se ejecute se hará exactamente igual que la primera.
  • Menores costes de funcionamiento. Este beneficio es el resultado de los dos puntos anteriores. Al eliminar ciertas tareas manuales en torno al aprovisionamiento de dispositivos de red y la gestión de la red, las empresas pueden operar con mayor rapidez y agilidad. Se eliminan desplazamientos de técnicos que son innecesarios, se reduce la ocupación de los especialistas en tareas repetitivas y de escaso valor añadido y esos mismos profesionales pueden desempeñar otras tareas mucho más complejas.

Las empresas pueden tomar tres caminos para utilizar herramientas de automatización. Por el momento, no es viable la automatización completa de las operaciones, pero sí que existen muchas herramientas que nos facilitan la vida:

  • Las que nos proporciona nuestro proveedor de equipo de red o de servicios en el Cloud.
  • Las soluciones de automatización de terceros proveedores.
  • Desarrollar las herramientas en la propia empresa, la solución más «cara» en tiempo y recursos.

Cada opción tiene sus ventajas y desventajas, dependiendo de la arquitectura concreta para la que están siendo consideradas.