Artifactory, un repositorio universal para facilitar el trabajo de los equipos de desarrollo

JFrog Artifactory, o sencillamente Artifactory, es un repositorio de artefactos universal que nos permite administrar cualquier pieza de software, binarios o dependencias, en cualquier lenguaje. Además, es otra de las aplicaciones que podemos instalar en sólo unos clics desde el Catálogo de Aplicaciones Cloud de Arsys, lo que permite centralizar el trabajo de los diferentes equipos de desarrollo en un entorno escalable y seguro.

En el mundo del desarrollo hay reglas que aplican a todo tipo de compañías, ya sean una pequeña startup recién creada o un gigante en el desarrollo de software. Se necesita entregar el valor generado por la compañía cuanto antes a los clientes, usuarios o empresas contratantes. Nuestro valor es el software y es necesario contar con procesos que nos permitan entregar releases rápidamente, con nuevas funcionalidades, actualizaciones, o corrección de problemas de seguridad.

En ocasiones, esto no es una tarea fácil, sobre todo cuando el código es complejo y la arquitectura de las aplicaciones requiere el uso de diversos tipos de lenguajes, mantenidos en servicios independientes y desarrollados por distintos equipos de trabajo, donde todos deben colaborar en sintonía.

Para responder a esta necesidad, contamos con JFrog Artifactory, el primer repositorio de artefactos universal. Artifactory no es un repositorio de software como los ya conocidos npm, Composer, Maven, Bower…, dedicados a un lenguaje en particular, sino que es capaz de trabajar con todo tipo de piezas de software, en cualquier lenguaje. Además también permite trabajar de manera centralizada y maximizar el provecho de los ambientes de desarrollo o despliegue más utilizados en la actualidad por las empresas modernas, como Vagran, Docker, puppet, etc.

La principal ventaja de Artifactory es evitar que los equipos de trabajo usen diversos repositorios, con distintas versiones o distintas fuentes, centralizando en un único sitio y en un único espacio de almacenamiento todas las dependencias de un proyecto y su gestión durante los ciclos de desarrollo, incluso en ambientes de desarrollo distribuidos.

Al ser universal, se puede integrar con cualquier herramienta de desarrollo, como IDEs, utilidades para devops, herramientas de control de versiones, sistemas operativos, etc. En definitva, es capaz de trabajar con cualquier lenguaje y tecnología que necesite cualquier proyecto IT.

Artifactory es utilizado por compañías grandes, como Google, Twitter, Netflix, etc. Pero cualquier empresa o desarrollador puede sacarle partido:  facilita la entrega del software, haciéndola más rápida y evitando problemas en el despliegue, testing o desarrollo.

Artifactory en la Nube

Artifactory es una herramienta que a buen seguro apreciarán los equipos de desarrollo y DevOps. Contar con este servidor en la Nube nos asegura disponer de la infraestructura necesaria para ofrecer esta herramienta a equipos de trabajo distribuidos, donde podamos asegurar la capacidad de trabajo a todo el equipo, desde la misma o distintas oficinas, remotamente desde cualquier otro lugar o facilitar las operaciones en servidores locales o remotos en cualquier red.

Al centralizar el trabajo, una de sus funciones consiste en cachear y almacenar los recursos necesarios para desarrollo y operaciones. Algunos de estos recursos serán probablemente pesados como imágenes de entornos de desarrollo o Docker registries, por lo que será ideal contar con un servidor que nos asegure la escalabilidad de la plataforma. En este sentido, es especialmente idóneo un Servidor Cloud, en el que podamos ampliar el espacio necesario, o cualquier otro tipo de recurso, bajo demanda y sin necesidad de incómodas migraciones.

Con Cloudbuilder Next de Arsys podemos instalar Artifactory de una manera muy rápida y cómoda, a golpe de clic, ya sea a través del Catálogo de Aplicaciones o directamente desde el Panel de Control, en el proceso de creación del Servidor Cloud desde el Catálogo de Aplicaciones

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *